Dueño de una poética surreal, el fotógrafo argentino Juan Borgognoni*, crea en sus imágenes un territorio onírico que nos seduce en la exploración, no sólo desde las distintas disciplinas que en ellas se mezclan, como el teatro y el diseño, sino también desde los diferentes conceptos que propone cada fotografía. Claro, siempre y cuando estemos dispuestos a trascender los límites de los sentidos (en sus dos significados).

Por Ro Tierno

Hay un tipo de imagen que proviene de un sentido caótico de la existencia: el inconsciente y toda la marejada que allí se conserva, hogar de nuestro material más sensible: de miedos, recuerdos, deseos que, a su vez, no sólo se expresan como una intimidad individual, sino que como parte de un todo que somos, hablan del inconsciente colectivo: aquel conjunto de imágenes simbólicas que se transmiten de generación en generación. Juan Borgognoni (25) devela en sus imágenes esta "antesala" de la experiencia humana: "Hago lo que me toca, lo que siento y lo que el universo me propone en cada momento. Soy una persona autodidacta y eso requiere confiar mucho en tu intuicion y en las señales que aparecen en tus sueños y en tu subconsciente."

Esta faceta, asociada a una búsqueda de conceptos estéticos ligados a la moda, llevó sus imágenes a medios nacionales y revistas de renombre. Entonces, no sólo encandila lo onírico, sino además el lenguaje estético desde el indumento, entendido como construcción de la identidad y lo que caracteriza a la moda como concepto histórico. "Todavía pienso en lo que el diseñador Yohjii Yamamoto dijo en su documental de los años 90's "Notebook of cities and clothes" que antes la ropa hablaba sobre las personas, sobre sus profesiones o sus gustos. Hoy pienso que la ropa en general no habla con nadie o de nadie. Tiendo a generalizar ya que no todo el mundo está sumergido bajo las influencias del mundo de la moda donde si investigaran un poquito podrían llegar a sorprenderse. Deberíamos darnos la oportunidad de poder vestirnos realmente como queramos y nos sintamos cómodos, la ropa habla por nosotros, es nuestra forma de conectar con el mundo que nos atrae, es una forma de imantar a la gente con la que quizás nos gustaría relacionarnos".

Influenciado por la obra de artistas como Eugenio Recuenco, Sophie Delaporte, Michel Gondry, Sarah Moon, entre muchos otros, Juan Borgognoni atraviesa una experimentación continua que caracteriza su estilo como artista contemporáneo. "Normalmente, tengo una tendencia a crear sobre lo teatral y lo cinematográfico. A nivel color tengo mucho de lo pictórico de una pintura barroca mezclado con lo retro-futurista y los videojuegos de los 90's que mas me marcaron de chiquito, eso se nota en el contraste y la iluminación que me atrae. El punto de tensión está siempre en ciertos recursos digitales que utilizo para descontrolar y rejuntar elementos de la vida real y convertirlos en algo nuevo. Por ejemplo, si tengo un sombrero, pues lo convierto en algo distinto o adapto su textura a un maquillaje en el/la modelo. Igualmente son recursos que mutan constantemente, o intento que cambien lo mas rápido posible".

Su último trabajo se trató de una exposición/instalación/libro para Güeyumar, el restaurante de pescado a la brasa más reconocido en España: "Hice un registro sobre el proceso de elaboración del pescado a la brasa y una producción de sardinas patentada durante dos meses y medio viviendo en un pueblito en la playa de Vega, frente al mar Cantábrico. Una gran experiencia, nunca pensé que mi primer libro de fotos sería sobre comida, estoy sumamente motivado con este tipo de imágenes, los tiempos son distintos y el nivel de experimentación crece incesantemente dentro mío"

 

¿Qué te falta hacer?

Me falta viajar a las Islas Canarias de sorpresa a entrevistar/documentar al diseñador de moda Miguel Adrover. Meterme en el mundo de la moda confiando mucho más en mi punto de vista, sobre lo que me genera, y así crear un nuevo núcleo de trabajo, necesito profundamente poder acceder a ciertos caracteres que el diseño de indumento tiene, ya que perfectamente podrían despertar la capacidad de adorar la belleza femenina y masculina desde un punto de vista visual profundo y serio, dándome la posibilidad de estudiar a la sociedad y también sumando un punto de ficción/no realidad hacia lo que hago con mas placer.

 

*Juan Borgognoni nació en 1991 en la ciudad de La Plata. A los 13 años imprevistamente emigró a España, donde comenzó a la edad de 15 a trabajar en fotoperiodismo para un periódico vinculado con la inmigración y la emigración. Se formó como laboratorista de blanco y negro, trabajó para el fotógrafo cubano Jorge Alonso Molina, donde se influenció por la fotografía de autor y la pintura, siempre manteniendo un vínculo inconsciente con la moda. A los 19 años a su vuelta a la Argentina, estudió fotografía de moda-publicitaria, publicó en varios medios nacionales y revistas de renombre. Su aprendizaje se ha basado, y se basa, en el carácter autodidacta. Actualmente trabaja en moda conceptual, creando lazos desde las distintas ramas del arte, enfocándose en su visión personal, un mundo que recorre sin responder los parámetros estéticos convencionales.
Sus últimas exposiciones individuales 2016 fueron Le Fisher Man & Shifting Spaces, en el Museo Bellas Artes Emilio Petorutti de La Plata y Juan Borgognoni & Space Projects, en Amsterdam.
Conocé más sobre su obra en www.juanborgognoni.com

Todos los derechos reservados

 Copyright © 2013 - El Pasajero

Un viaje por la cultura 

Diseñado por

ICE- Imagen y Comunicación Estratégica

Scroll to top