Los años de peregrinación del chico sin color, de Haruki Murakami. TUSQUETS Editores. Colección andanzas

Reseña – Libros La Normal, por Painé Falco

Es normal en los seres humanos, que nos definamos (o nos definan) a través de algo: una profesión, un status social, un hijo, una pareja... algo que sentimos como "propio", pero que en realidad es externo a nuestro Ser. Tsukuru Tazaki pertenecía en su adolescencia a un unido grupo de amigos, y él "era", a partir de la identificación como miembro de esa pandilla. Cuando sus compañeros deciden cortar relación con él, sin siquiera darle una explicación, Tsukuru se sintió perdido, sin ningún valor como persona, como un "recipiente vacío", sin nada para ofrecer al mundo. Al dejar de formar parte del grupo, él sintió que su existencia misma también había dejado de tener sentido. Ésta ruptura lo paralizó de tal modo, que ni siquiera fue capaz de averiguar cuáles eran los motivos por los cuales sus amigos ya no querían saber más nada de él.

Tsukuru de chico siempre se sentaba en las estaciones a ver los trenes pasar. Ahora de adulto, es un ingeniero que diseña y construye estaciones. Lo que ve pasar ahora, además de trenes, es su vida, tranquila y sin altibajos, como sobre un riel.

"Aunque podamos ocultar los recuerdos, no podemos borrar la historia", le aconseja una enamorada a Tsukuru cuando, muchos años después, él cuenta por primera vez su historia. Así, comienza un viaje para destapar aquellos problemas sin resolver que la arena del tiempo fue cubriendo, pero que allí están, atascados en el alma, como una herida que cerró sólo superficialmente, pero que por dentro sigue sangrando: en Tsukuru la herida es ese vacío que dejó la pérdida de sus amigos; la duda de no saber el motivo; el miedo a conocer la verdad; la impotencia por tanto tiempo perdido, y suponer que tal vez pudo haberse encontrado una solución.

Éste es un viaje al interior de su historia inconclusa, un viaje que Tsukuru realiza para poder entenderse a sí mismo y dejar de reconocerse como algo vacío. Éste desconocimiento de su valor personal surge en Tsukuru desde algo tan trivial como el significado de su apellido: Las personas importantes en su vida llevan, en alguna parte de su nombre, un color. Pero el suyo no; sin embargo le resta importancia a que éste significa CREAR. Esto también es parte de la subestimación de su propio Yo.

Atrapante y muy psicológico, este libro de Murakami toca temas que son recurrentes en su literatura: como la tendencia al suicidio, la música, la duda filosófico-existencial de para qué estamos en este mundo. Con personajes misteriosos, momentos algo incómodos y un final un tanto abierto, "Los años de peregrinación del chico sin color" abre las puertas al inconciente de cada lector, porque todos tenemos heridas atascadas en el alma y preguntas sin respuestas (o que no nos animamos a buscar la respuesta). Vale la pena esa reflexión y emprender el viaje junto a Tsukuru. Todos necesitamos ese viaje interno, ese enfrentarse al pasado, ese desempolvamiento de viejas historias guardadas en un cajón con la etiqueta de "sin resolver". "No se trata de lo que quieras ver, sino lo que tienes que ver", vuelve a recomendarle la mujer a nuestro héroe; ésa es la receta para avanzar más allá de donde nos hemos quedado estancados.

"Los corazones humanos no se unen sólo mediante la armonía. Se unen, más bien, herida con herida. Dolor con dolor. Fragilidad con fragilidad. No existe silencio sin un grito desgarrador, no existe perdón sin que se derrame sangre, no existe aceptación sin pasar por un intenso sentimiento de pérdida. Ésos son los cimientos de la verdadera armonía."

Todos los derechos reservados

 Copyright © 2013 - El Pasajero

Un viaje por la cultura 

Diseñado por

ICE- Imagen y Comunicación Estratégica

Scroll to top